Coto de Hayas Tinto (DO Campo de Borja)

Vino joven a base de Garnacha con Syrah que se ve mucho por Zaragoza (a la clientela habitual de vinos seguro os sonará) y que merece la pena adquirir, porque tiene una frescura, una alegría y una complejidad por el ensamblaje, a la altura.

Nota de Cata 2014 : Vino con capa alta y disco joven. En nariz fruta del bosque (mora, etc.) pero en baja intensidad, así como en boca, que es dulce, muy afrutada pero a su vez ligera y con discreta acidez. Final corto que no persiste. Va de más a menos.

Nota de Cata 2012 : Vino de capa media color cereza con ribete violeta. En nariz frutos rojos y flores, oxigenamos en tanto que surgen las burbujas que denotan juventud. Ahora se descubren aromas florales frescos más definidos y un leve recuerdo a pimienta. En boca, entrada afrutada y dulce. Buena acidez con tanino fuerte y agradable (medio recorrido), que con el volumen de alcohol (13'5º) nos da un vino estructurado y con cuerpo.

Éste 'Coto de Hayas' pertenece a Bodegas Aragonesas, pero también Bodegas Borsao saca auténticos vinazos como el 'Tres Picos' o el 'Borsao Selección' (éste cojonudo y con varios premios) capaz de competir con cualquier vino jóven del mercado.


Murviedro Petit Verdot (DO Valencia)

Adquirí este vino jóven por esa combinación entre terroir y variedad. La variedad es Petit Verdot, de origen francés y que en este caso se vinifica en Requena (Valencia). Vamos a ver si la Petit Verdot es buena viajera y qué resulta de su adaptación al clima mediterráneo-continental de la Valencia interior.

Nota de Cata: Capa alta, de color picota muy oscuro con disco violeta. En nariz a copa parada baja intensidad, pero yo apuesto por algo de fruto seco, vainilla o naranja. Al oxigenar nos da frutos rojos de los cuales destaca la fresa. Aparte, aromas avainillados y a especia. En boca ataque suave y enseguida enlaza con una buena acidez que protagoniza el paso en boca. La 'chicha' del vino viene en el final, cuando una fuerte tanicidad toma la garganta y deja un largo recorrido.

Vino robusto el que tenemos ante nosotros, amigos. Personalmente, he echado de menos medio grado más de alcohol (tiene 13º) que termine de equilibrar el Murviedro, ya que remataría a este vino con tan buen color, acidez y tanicidad convirtiéndolo en un vinazo. Este vino, con un buen asado, plato contundente, solomillo con salsa española, ternasco con patatas a lo pobre o una paletilla de cordero puede ser imperial.

Luna Beberide 2012 (DO Bierzo)

Desde Cacabelos (León) y en mi vinoteca más cercana, llego a este vino jóven Denominación de Origen Bierzo, donde se trabaja con variedades como la Garnacha Tintorera, la Godello o la Mencía, variedad principal del Bierzo y con la que está hecha esta referencia.

Nota de Cata: Vino de capa alta, color cereza oscuro con disco violeta. Numerosa lágrima. Oxigenamos para notar aromas minerales tal que roca y mina de lápiz, con recuerdo a fruta negra. Mucha frescura.En boca entrada intensa protagonizada por los 13'5º de alcohol, desarrollo también intenso y lleno de juventud, con una agradable acidez. Largo recorrido tras la ingesta que confirma buen cuerpo y estructura.

Vino monovarietal correcto que le va muy bien a entrantes, tapas o primeros platos, así como a gastronomía gallega (empanadas, cachelos o pulpo a feira).




Calvente Guindalera 2012 (VC de Granada)

Adquirí este moscatel seco por un conocido de Granada, me habló sumamente bien de él, vino 'curiosito' y 'muy oloroso', por lo que cedí al intercambio de vinos. Encuadrado en el status de Vino de Calidad, pertenece a la bodega H. Calvente (Jete).

Nota de Cata: En nariz fruta fresca muy aromática y flores. Oxigenamos y sale fruta blanca de hueso, piña y mango. En boca ataque y desarrollo muy etílicos, con paso en boca con buena acidez. Retronasal a miel y uva moscatel.

Vino que recuerda mucho al blanco Gewürztraminer, pero con un sabor algo más alcohólico. Versión en mi opinión inferior al cápage alemán pero no por ello deleznable, un Moscatel de Alejandría muy agradable que te da la oportunidad de disfrutarlo sin comerlo ni beberlo, bueno, bebiéndolo sí y recomendándolo también.


Anayón 2010 (DO Cariñena)

Antiguo formato del Anayon (el nuevo aquí) fermentado en barrica, un monovarietal 1oo% Chardonnay de viñedos a 450 metro de altura en suelos franco-arenosos. Al parecer ha fermentado y envejecido en barrica durante 6 meses. Éste es el resultado : 
 
Nota de Cata: Color amarillo pajizo con destellos dorados y ribete transparente. Por esos detalles tostados / oro se remarca su envejecimiento.En nariz cítricos y fruta blanca de hueso, recuerdos a canela y miel. Oxigenamos: notamos melocotón recién cortado y tras una ráfaga de frescor se termina de definir el limón, sin olvidar los toques a madera rematados por aromas secundarios salinos. A la hora de llevárnoslo a boca, entrada suave con un leve cosquilleo de pimienta que se transforma en acidez sobre un contexto de fruta blanca. Predomina la intensidad y el cuerpo. Postgusto con buenos taninos que le confieren al vino carácter pero no descaro, así como equilibrio de su potencia alcohólica (14º) con la acidez ya comentada.

La barrica le confiere una mesura que de otra forma daría a este blanco no esa madurez y complejidad de la que presume. Bien fresquito, este vino puede acompañar tapas, mariscos, pescados, bouillabaisses, ensaladas o como entrante incluso. Ahora mismo me lo tomaría con una lubina rellena de marisco y boletus. ¡A que apetece!




Príncipe de Viana Roble (DO Navarra)

Principe de Viana roble es un Syrah navarro con barrica. Un vino que va adquiriendo complejidad al ser bebido. Desprende bastante personalidad, algo que justifica su importancia y posición en el Nuevo Mundo y Francia.

Nota de Cata: Vino granate picota muy oscuro con ribete violáceo intenso, de capa alta, con persistente, gruesa y numerosa lágrima. A copa parada presenta aromas florales y tímida barrica. Oxigenamos y de entre las flores brota la violeta, tras un lecho de frutos rojos y no tan rojos, frescura que se torna perfume. En boca delicioso ataque, con muy buen cuerpo, con rastro de fruta blanca de hueso, que enlaza con sabores secundarios dejando en la parte central de la lengua recuerdos a pimienta que volverán en el retrogusto. Suaves taninos que cosquillean la garganta y un final cálido (13'5º).

Se puede consideraría un vino equilibrado por la compensación de las sensaciones ácidas, astringente y alcohólica. No desentona para nada. Vino fino para quedar bien, cena con amigos y postureo.

Campo Viejo (DOCa Rioja)

Después del Rioja semi-dulce de la semana pasada hoy vengo con otro Rioja esta vez tinto, de los que se notan por su bouquet que se trata de un Tempranillo. Proviene de la mítica localidad de Fuenmayor, donde se encuentras las mejores bodegas de la Denominación de Origen Calificada.

 Nota de Cata: Vino de capa media cuyo disco tiende más a un rojo bermellón que al violeta, y no tiene barrica. Lágrima muy persistente. A copa oxigenada, algo más de herbáceo con incluso algún guiño de aromas secundarios y un toque a cítrico sin olvidar la fruta roja fresca.

En boca se comporta con una entrada armoniosa que deja a la acidez más como protagonista y un recorrido medio moderadamente tánico. Se percibe un ligero trasfondo a frutos rojos que queda eclipsados por la acidez ya mencionada.

En mi opinión, lo mejor de este vino es su aroma, encuadrado en las características propias de la uva tempranillo. Me parece un vino correcto incluso apto para el día a día (de no ser por su precio que tampoco es prohibitivo) ya que lo adquirí en un supermercado de debajo de mi casa. Resumen: la superficie donde compres un vino es proporcional a la calidad de éste.




Viña Albina 2012 (DOCa Rioja)

Desde Bodegas Riojanas y a través del 'Corte Inglés' me hago con este blanco semi-dulce cortesía de bodegas Riojanas al que dedico esta entrada. Compuesto por 95% Viura y 5% Malvasía. Se puede caracterizar por su versatilidad, porque puede mamar disfrutarse a cualquier hora del día, tomando un café, catarlo con tu abuela o calentando motores antes de salir de fiesta.

Nota de Cata: Color amarillo pajizo casi transparente, con una nariz de miel y herbáceos propios de campo después de una lluvia de primavera. Al oxigenar la copa nos transmite algo de flores, aromas etílicos y azúcar peleón e industrial. Entrada en boca suave con un dulzor muy agradable. Paso equilibrado entre cítrico y miel, esta sensación última que aumenta en llegando a la garganta. El postgusto es de medio recorrido donde vuelve a ser protagonista un dulzor del azúcar residual.

Es un vino que gracias al equilibrio entre dulce y ácido evita un sabor empalagoso y cansino, no es el caso pues. Se bebe fácilmente, y en un contexto adecuado todavía más. Quedarás bien si se madira con una tabla de quesos, tanto suaves como con carácter, así como  con postres.

Suerte del Rey 2012 (VT de Extremadura)

Creo que estamos ante un vino blanco soberbio. Y eso que es jóven, y extremeño de uvas centroeuropeas lo cual sorprende y da pie a otra futura degustación, eso sí, de origen autóctono, pero sin desmerecer la Gewürztraminer ibérica.

Nota de Cata: En nariz intensos aromas frutales de fruta fresca de hueso como melocotón o alberje, al oxigenar sale más fruta tropical, un poco de cítrico y aromas florales, a mí me evoca rosa. Mucho aroma, una locura. Nota de Cata: entrada en boca aterciopelada y suave con aromas florales, sigue una ligera y agradable acidez que acompaña y deja un recorrido medio que armoniza el conjunto, equilibra y redondea.

Muy buen vino que demuestra que la etiqueta Vino de la Tierra en este caso puede competir con una Denominación de Origen. Sorprende. Muy rico. Buena maridaje en contexto de cena romántica, donde puede acompañar el pescao, el postre y el otro postre (los que festejáis ya me entendéis).



Cathédra 2011 (AOC Bandol)

Aujourd'hui je viens à presenter un rosé français d'origine provençal, concretement de la ville de Var (très près de Marseille), où s'étend l'AOC Bandol, le meilleur vignoble de la Provence. Le cépage de cet vin-ci s'appelle Mourvèdre (ou Monastrell), qui est un raisin typique mediterranéen et dans ce cas reçoit l'influence de la Côte d'Azur.

Une robe rose saumon grâce à une courte macération des grappes noirs. Des discrets arômes de pêche et d'agrumes sur nez, après d'oxygéner on découvrent des souviens d'épice noir, fumé et minérales. Entrée douce sûr bouche qui tout suite va continuer avec une acidité tellement propre de la Mourvèdre et laissant une finale courte pour redonner le protagonisme a cette acidité déjà expliquée. Retour de fruit blanc et des souviens marines.

Il s'agit d'un vin pour bien marier des salades et des fruits de mer. Cet vin du 2011, devrais être consommé en 2012 pour juir des saveur et des arômes plus complets, mais à mon avis il n'a pas perdu trop de personalité, tant et si bien pour avoir été rapidement bu. Il faut goûter des vins, il faut.