Principios de Todo el Vino

  • Los comentarios vertidos por su creador en este blog son independientes. 
  • La formación del autor se apoya en dos formaciones técnicas : Vitivinicultura, Restauración y sus derivadas experiencias profesionales.
  • El blog tiene una vocación universal y es por ello que es posible visualizarlo en múltiples lengua y encontrar vinos de todo el mundo.
  • Se procura combinar notas técnicas objetivas con impresiones subjetivas.
  • El objetivo de este blog es impulsar la cultura del vino así como su consumo moderado en detrimento de otras bebidas graduadas ajenas a la cultura mediterránea.
  • Usted no encontrará copy & paste de ninguna nota de cata, pues el autor tiene suficiente formación para realizar un juicio ajustado de cada referencia.
  • La nota predominante de Todo el Vino es el amor al vino, pero el humor, la crítica y la sorna forman parte de su 'maridaje'.





Vinos tintos

Tintos Ligeros: entiéndanse como vinos que no han pasado por barrica, de poca densidad en comparación con un crianza y que, en boca, pueden descubrirse aromas herbáceos y frutas del bosque. Vinos en definitava jóvenes, estilizados y chispeantes, más ácidos que etílicos, a veces encuadrados en los llamados tintos de corte atlántico y que en vista presentan un menisco violeta o cyan con capa baja/media-baja.

Jóvenes Intensos: también sin crianza pero que a diferencia con los anteriores, aquí predomina la potencia sobre la ligereza, vinos que podríamos clasificar como horizontales, muy afrutados en boca y que además maridan con todo, equilibrados sobre todo respecto a la acidez. Me refiero pues, a una casta de vinos de corte mediterráneo, con buenas maceraciones, golosos, con grado y carga frutal.

Tintos Semicrianza: o 'Tinto Roble'. Es decir, de 3 a 5 meses en barica, suficientes para percibir aromas que van desde la vainilla a los ahumados, siempre equilibrado con los aromas primarios. Hablamos de un paso por barrica siempre inferior a 6 meses, a partir de ahí estaríamos ante el siguiente tipo.

Tintos Crianza: vinos que han estado mínimo de 6 meses en barrica en adelante y hasta 2 años entre barrica y botella. Acompañarán bien platos de carne en general, ternera, cordero, cerdo con sus respectivas guarniciones. Bien es cierto que en la legislación española no es lo mismo un vino de una zona o en otra, lo que abre un bello debate.

Tintos Reserva: Sabor intenso a frutos negros, maderizados, añejos y con cuerpo. Estancia mínima en barrica un año y reposo en la botella hasta transcurrido el cuarto año desde su elaboración.

Tintos Gran Reserva: Capa alta y complejidad. Sugieren en boca compota de frutas junto a aromas especiados. Al menos dos años en la barrica y tres en la botella, y puede comercializarse tras el sexto año. Solo llegan a esta etapa las cosechas excepcionales.



Vinos blancos, rosados y generosos

Blancos Ligeros: Vinos blancos frescos y de aromas que evocan sobre todo los cítricos y los toques vegetales. Su densidad es más baja que alta y su color es amarillo pajizo con destellos verdosos, jovenes que van a acompañar muy bien platos ligeros.

Blancos Aromáticos: Vinos blancos con algo más de cuerpo que los anteriores, con gran potencia aromática a menudo recordando en boca a la fruta tropical, piña, mango, lichi, rosas, propias de la variedades típicas centroerupeas que tienen cautivo a todo el público femenino.

Blancos Abocados: Donde se agrupan los semi-secos y semi-dulces. Su contenido en azúcar va de los 9 a los 45 gr/l de azúcar. Estos vinos van genial con platos especiados y cocina oriental.

Blancos Dulces: Aquí incluyo los vinos blancos descubados con 45 gramos de azúcar por litro como mínimo. Lugar de encuentro de moscateles de Aragón y Valencia, Pedros Ximenez o los míticos Sauternes y Porto.

Blancos dulces con barrica : Son vinos dulces naturales que por sus parámetros de calidad aceptan una fermentación en barrica y una posterior crianza. Son vinos de alta calidad por lo general con un abanico de aromas propios de su envejecimiento llegando a lo excepcional. 

Blancos secos con barrica: Se perciben por la vista porque el ribete pasa del verdoso al dorado, y con más glicerina. En boca se equilibran los aromas primarios con la vainilla, los lácteos, notas cremosas e incluso frutos secos. No todas las variedades blancas son aptas para la crianza, lo que confiere exclusividad a estos blancos.

Vinos rosados: Ya sea por sangrado o por prensado. Denotan frescura, fruta y juventud. El espectro cromático va desde el fúcsia hasta el anaranjado . También caben aquí los clásicos 'claretes' que bebían nuestros abuelos cuando se acababa el tinto.

Vinos generosos: Comunmente conocidos como vinos de Cádiz. Aquí entrarían desde Generosos secos (como los Manzanilla, Fino, Amontillado...) hata Generosos licorosos (Dry, Cream, Medium...). También agrupo los blancos elaborados por crianza biológica, crianza oxidativa o ambos procesos ('crianza mixta'). En estos 'mostos' predomina casi siempre la variedad blanca Palomino Fino.


 Esta clasificación no está recogida en ningún organismo oficial ni en ninguna guía homologada por ningún Consejo Regulador. Esta ordenación viene establecida por Todo el Vino, diario de un joven catador y responde a un criterio personal, intuitivo y amateur.